Jueves, 19 de Octubre del 2017,
Kultiba

La verdadera crisis del sector audiovisual: Del apagón analógico al tv streaming. Por VÍCTOR DONAIRE

2880706262_eaf40b4b76_z

La caída del sector audiovisual no depende tanto de la situación económica y el decrecimiento de las subvenciones públicas como de la digitalización y el acceso a internet en los hogares españoles. El panorama es paralelo al de la industria de la música o el libro y las editoriales.

 “Hay una transformación pero, como estamos en medio, todavía no vemos dónde vamos”.

Guillermo Zapata, autor del corto “Lo que tú quieres oir”, con casi 108 millones de visualizaciones en internet.[1]

La revolución provocada por internet y los dispositivos móviles -smartphones y tablets- es la principal causa de la profunda crisis que está atravesando el sector audiovisual. Si bien en el campo de la producción ha supuesto un salto de calidad como expresa en uno de los textos de referencia Rubio Alcover,[2] tenemos dudas con respecto a los beneficios. Hoy ya son evidentes los cambios en los hábitos de consumo de una audiencia que ve lo que quiere ver, y elige cuándo y dónde. El telespectador tradicional del sofá ,único, que desespera en el tiempo de anuncios, se ha diversificado en la persona que ve un capítulo de su serie favorita mientras espera en una estación o aquel que sigue una conferencia de madrugada al otro lado del Atlántico gracias al sistema streaming.

Por otro lado, la revolución tecnológica y la creatividad, de una parte de nuestra sociedad, está destapando el estatismo y la escasa capacidad de reacción de las grandes organizaciones y las políticas culturales. La mayoría de las iniciativas del “Desgobierno” llegan tarde y se desvelan mal encaminadas. Rápidamente nos visita la memoria la problemática del canon digital, la ley de propiedad intelectual, la TDT, la ley de patrocinio y mecenazgo, una TVE sin anuncios, etc., medidas que no han hecho más que ahondar en la crisis del sector.

Con respecto al canon digital y la ley de propiedad intelectual, si bien España se ha situado como uno de los países con mayor índice de piratería, existe una doble moral. Las descargas ilegales no hacen tambalear necesariamente los derechos de autor, a pesar de los comentarios de gente vinculada con la SGAE, como “Ramoncín”, por ejemplo[3]. La facilidad de acceso incentiva el consumo según los últimos estudios como el del Joint Research Center de la Comisión Europea. En este sentido, secundo la línea en que se expresa Enrique Dans en su artículo “No, las descargas no afectan negativamente a las ventas de productos culturales”[4].

Tras una época en la que el sector audiovisual culpaba a internet, a las descargas ilegales de la caída de las ventas e intentaban mantener el negocio en taquilla a costa de cualquier cosa,  en la actualidad la reconversión del sector es evidente. Decía Subirats[5] no hace mucho que cualquier servicio de mediación  que no aportase valor iba a desaparecer, y esto es lo que ha sucedido con muchos puestos de trabajo de la industria audiovisual o las discográficas y editoriales. Es añejo ya verter responsabilidades sobre internet en cuanto a la caída del sector. La responsabilidad es del mismo sector y la nula capacidad que ha demostrado para visionar un escenario de futuro que ya es presente. Entre otras cosas, porque las copias han existido siempre –-hay que recordar los cds vírgenes-.

Tras un periodo de transición – -como en todo-, del soporte físico al virtual, estoy convencido que el número de descargas ilegales irán disminuyendo tras el surgimiento progresivo de plataformas como Filmin, Youzee y Wuaki TV o Spotify en el campo de la música. Y veremos que simplemente el modelo de negocio estaba obsoleto. En definitiva, diremos que internet ha influido de una forma muy positiva en las relaciones autor-público.

Pasamos ahora a comentar otro de los puntos clave de la crisis audiovisual: la publicidad –-del anuncio tradicional al banner-. Como decía más arriba, el telespectador tradicional del sofá, único, da paso a una audiencia plural. El conocimiento de la diversidad que nos brinda internet empuja al sector al consumo personalizado. Por tanto, la publicidad tradicional, ante una oferta tan variada, no aporta los beneficios de antaño –-por otro lado, ésta ha sido una de las causas del fracaso de la TDT-.

Según el informe de Cabezuelo-Lorenzo  “Cinco años de crisis en la comunicación (2008-2015)”[6], Internet es el único medio convencional que no ha registrado una caída en publicidad, símbolo del auge que están experimentando los medios digitales (Tapia Frade, A. et alt, 2010). Los anuncios de televisión ya no tienen tanto impacto como antes, motivo por el cual las empresas publicistas decidan abrirse camino a través de otros medio donde el impacto es mucho mayor y más seguro.

Además, la iniciativa de suprimir la publicidad de TVE, a petición de las cadenas privadas para acaparar toda la inversión publicitaria, ha supuesto un efecto contrario al esperado, puesto que no ha hecho sino incrementar considerablemente la audiencia de la televisión pública[7].

También hay que añadir, que a estos problemas con la publicidad, no se ha sabido responder con una ley de patrocinio y mecenazgo de altura. La promulgación de una ley de mecenazgo es una de las diez medidas que solicita la Asociación de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes de Andalucía para sacar al sector de la situación de crisis.[8]

El problema al que se enfrentan los medios ya no es de planificación, sino de cómo combinar el desarrollo de la estrategia con la creatividad y la innovación. Las reglas de juego están cambiando; la cuestión es hacia dónde y cómo se gobierna el cambio. Adaptarse o morir. La reconversión es imprescindible.

Tras el análisis de los que consideramos los factores clave de la caída del sector audiovisual –-revolución y falta capacidad de reacción-, pasamos a comentar cuatro escenarios de futuro que presenta el estudio de ESADE-Universidad Ramón Llull que ha dirigido Javier Busquets[9] sobre el futuro de los medios audiovisuales en España.

Concentración de medios ante las audiencias por debajo del 15%. Los canales de televisión generalistas tendrán que llevar a cabo severas reducciones de costes mediante fusiones y subcontrataciones para absorber economías de escala.

Internet acabará sustituyendo los canales de la TDT y al satélite. Es significativo el número de personas que tenemos un proyector conectado al ordenador en lugar de un televisor en nuestros hogares. El televisor iTV  de Apple nos plantea un punto de integración (o agregación) de canales tradicionales con oferta internet streaming y bajo demanda en el mismo dispositivo.

El crecimiento de los servicios de pago y el canon televisivo para las televisiones públicas. En los países de nuestro entorno, la publicidad supone un tanto por ciento muy escaso de los ingresos de las televisiones públicas -4,3% en Alemania-. Ya existe un canon anual que ronda los 120 euros en Alemania y Francia, y que supone más del 80% de la financiación.

Batalla entre plataformas abiertas y plataformas cerradas con modelos de ingreso alternativo.

Ingresos en Plataformas Cerradas Ingresos en Plataformas abiertas
SuscripciónMicro-pagoMicro-pago por contenido Premium

Recomendaciones (venta cruzada)

e-commerce / intermediación

 

Publicidad (búsqueda)Publicidad vinculada al contenido y recomendacionesMicro-mecenazgo

Explotación de datos de cliente: Price for Privacy

Pago por contenidos Premium y conexión con plataformas e-commerce e ingresos por intermediación

 

Modelos de Ingresos en plataformas digitales según el estudio ESADE.

En conclusión, diremos que el sector vive una revolución sin precedentes que hace tambalear sus cimientos, poniendo en cuestión los modelos de negocio tradicionales, y el usuario probablemente acabará definiendo el futuro inmediato.

La imagen destacada es de Santi Villamarín en https://flic.kr/p/5oynBm

___________________________________________________________________________________________________________

[1] Medialab Prado ”El cine en la era de internet” (19 de enero de 2012)

http://www.youtube.com/watch?v=dvjaAwAUwl8

[2] ALCOVER, Agustin Rubio, “La Producción Cinematográfica y televisiva de ficción: aspetos generales” p 229 – 266 en MARZAL FELICI, JAVIER (eds) (2008) “Teoría y técnica de la producción”

[5] Joan Subirats en las últimas jornadas de Fábricas de creación del Gobierno Vasco en Bilbao, organizadas bajo el nombre El valor de la cultura, decía: cualquier servicio de mediación que no aporte valor desaparecerá.

http://www.kulturklik.euskadi.net/lang/es/kulturaren-balioa-sormen-lantegiei-buruzko-iii-jardunaldia-enplegu-eta-sormen-eta-kultura-industrien-ii-jardunaldia-el-valor-de-la-cultura-iii-jornadas-sobre-fabricas-de-creacion-ii-jor/

[6] CABEZUELO-LORENZO, Francisco “Cinco años de crisis en el mercado de la comunicación (2008-2013)” Historia y Comunicación Social       703 ISSN: 1137-0734 Vol. 18. No Esp. Dic. (2013)

[7] Televisión pública sin anuncios http://elpais.com/diario/2009/04/15/sociedad/1239746403_850215.html

TVE sin publicidad, ¿el tiro por la culata? http://www.expansion.com/2010/02/01/opinion/1265058786.html

[8]  Sobre la Ley de Mecenazgo

 

¡Kultiba a tus amigxs! Share on LinkedIn14Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Sobre el autor

Deja una respuesta