Miércoles, 20 de Septiembre del 2017,
Kultiba

Complemencia.

photo credit: karakola via photopin cc

Es un palabro que me acabo de inventar. En realidad no significa nada. Simplemente es la unión de dos palabras: competencia y complemento. Son dos palabras que, en principio, significan cosas muy diferentes. Sin embargo, yo creo que se pueden unir en una sola palabra: complemencia.

No se por que extraña razón las personas pensamos que estamos, permanentemente, amenazados, por algo o por alguien. No hace falta que nadie a nuestro alrededor nos presione para que suframos esta sensación. Simplemente, lo sentimos.

Si me pongo a pensar, llego a la conclusión de que, quizás, es por la educación que hemos recibido. No solo en la escuela. También en nuestras casas. Pero también en otras facetas de nuestra vida: la actividad física, mal llamada deporte, el trabajo, los amigos, la familia, …

Tod@s hemos escuchado más de una vez y más de dos; tienes que ser un buen estudiante. Tienes que sacar las mejores notas. Tienes que ser el mejor del equipo. No solo el mejor del equipo, sino el mejor portero, el mejor defensa o el mejor delantero [esto suponiendo que hayamos practicado un “deporte de equipo”; mal llamado deporte y mal llamado de equipo].

Ocurre en las personas y, como consecuencia, ocurre en la empresa. Hay que ser los mejores.

Pues yo creo que no. Y creo que hay mucha gente que cree como yo. Creo que hay una manera de ser competitivo mejor que mirándonos solamente al ombligo.
Y esa forma no es otra que siendo complementarios a otr@s, a los compañeros y a los “contrarios”. Practicando la complemencia. Porque creo que todos sabemos hacer cosas de una manera diferente y precisamente esa diferencia de matices es la que nos enriquece y nos hace ser complementarios.

Creo que la suma de elementos individuales o colectivos a favor de un fin común tiene una enorme potencialidad. Creo que, por esta complementariedad, debemos trabajar a fondo y buscar personas y colectivos [también empresas] que puedan complementarse con nosotros para conseguir objetivos comunes. Creo además, estoy convencido, que es una fórmula que actualmente no se utiliza y si se utiliza, es minoritaria.

Además, creo que de alguna manera es una fórmula egoísta, en la que cada quien expone sus intereses, se conjuntan con los de otr@s y se busca la consecución de los mismos. Eso sí, por una vez como complemento, en colaboración, cooperando y trabajando en común en pos de un objetivo conjunto.

Por todo esto, creo que el palabro complemencia es una palabra con sentido.

 

photo credit: karakola via photopin cc

¡Kultiba a tus amigxs! Share on LinkedIn0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Sobre el autor

aitzol batiz

enREDando... ;-)

Deja una respuesta